El CV de un recién graduado (o postgrado)

El curriculum vitae es una buena carta de presentación cuando se busca trabajo, o prácticas en empresa, pero también suele ser útil para la aceptación en algunos masters con alta demanda. A partir del último o penúltimo curso del grado todo alumno universitario ya debería tener elaborado un CV básico, así como un perfil en LinkedIn (ya hablaremos de ese tema). Guías y cursos para elaborar CV hay muchísimos, por lo que no vamos a perder mucho tiempo. Aquí vamos a dar algunos consejos básicos, no de cómo hacer un CV sino de aspectos colaterales que en mi experiencia veo que no suelen resolverse adecuadamente. Y también hablaremos de como labrarse un buen CV.

Lo primero que debes tener en cuenta cuando haces un documento escrito, como un CV, es a quien va dirigido. Y debes ponerte en su piel. Esto que parece básico se les suele olvidar a casi todos los alumnos universitarios. Y es algo básico cuando haces un trabajo (piensa en el profesor que te lo ha encargado), un trabajo fin de grado o master (piensa en los miembros del tribunal), cuando haces un artículo (piensa en los potenciales lectores), etc. En el caso de un CV tienes que pensar en la persona que va a leer ese currículo, que puede ser alguien de Recursos Humanos, o algún técnico, más habitual en empresas más pequeñas. Dicho de otro modo, piensa si tu tuvieras que contratar a alguien que te gustaría encontrar en esa persona.

El segundo consejo es: personaliza tu CV. No es lo mismo un CV para un puesto de gestión de calidad, que para uno de I+D o para uno de jefe de turno. Y no es lo mismo un CV para una empresa de tu ciudad que para una empresa situada a mucha distancia. Puedes tener un CV base, y puedes difundir este en ciertos medios, pero para algo concreto debes personalizar tu CV.

Y un último consejo. Piensa que las empresas suelen recibir muchísimos currículos para ciertos puestos de trabajo. Algunas buenas empresas llegan a recibir más de 500 en puestos relacionados con la Ciencia y Tecnología de Alimentos. Y es imposible leerse todos, o al menos dedicarles un tiempo mínimo. Para ello las empresas suelen poner filtros que hacen que ciertos CV queden descartados. Pero por tu parte debes de intentar destacar. Es mejor que destaques y no les gustes a que ni siquiera miren tu CV.

Empezamos con uno de los filtros clásico, los idiomas. Uno de los requisitos básicos hoy en día para entrar en cualquier multinacional (en un puesto universitario) es dominar el inglés. Yo suelo decir que saber inglés te puede abrir muchas puertas, pero no saber inglés te cierra la mayoría de oportunidades de desarrollar una gran carrera profesional. Y ya sabemos que en los CV españoles todo el mundo tiene un nivel de inglés medio-alto, pero las empresas no se lo terminan de creer (y hacen bien). Así que, lamentablemente, cuando una multinacional recibe cientos de CV para una oferta suele descartar los que no afirman tener un cierto nivel de inglés (normalmente un B2) certificado por una institución reconocida. Por tanto, para tener una buena carrera profesional os recomiendo no solo aprender inglés (nunca es demasiado pronto para empezar), sino también certificarlo con un examen de Cambridge u otra institución. En España parece que lo más conocido es el First, pero si tu objetivo es ir a Estados Unidos puede ser más interesante el TOEFL, todo dependerá de tus objetivos. Creo que no es necesario explicar la importancia del inglés, pero simplemente recordar la infinidad de fuentes de información que existen en inglés, no solo libros, sino también videos, entrevistas, cursos, etc., muchos de ellos gratuitos, pero solo disponibles en ese idioma. Solo por eso, y por la diferencia que puede suponer en tu formación ya sería suficiente. Pero además, todas las relaciones personal que puedas hacer, la facilidad para moverte internacionalmente, etc.

Otro aspecto en el que suelo ver muchos CV que fallan. En general las empresas quieren a personal dinámico, con motivación, autosuficiente, y que se sepa buscar la vida. Muchos de mis alumnos eliminan de sus CV puestos de trabajo, remunerados o no, no directamente ligados al trabajo a desempeñar. Como camareros, monitores deportivos, socorristas, reponedores, etc. A mí estos trabajos me demuestran que el alumno se busca la vida y no depende del dinero de sus padres o familiares, o que tiene motivaciones altruistas, pero en cualquier caso me parecen cosas positivas. Pensar si tuvierais que contratar a alguien si os gustaría que tuviera iniciativa y se “complicara la vida” con este tipo de actividades, o preferiríais a alguien que no tiene ninguna experiencia laboral, más que las típicas prácticas (que las tiene todo el mundo).

De la misma manera algunos alumnos tienen dudas si incluir sus aficiones, o les han dicho que lo hagan, o lo han visto en algún curriculum. Mi consejo es que, si tienes las aficiones comunes, como viajar, estar con los amigos, leer o escuchar música, casi mejor no las pongas. Vuelve a ser algo que tiene mucha gente y no te hace destacar, al contrario, parece que no eres una persona apasionada por ningún tema específico. Sin embargo, si tienes alguna afición que has convertido en tu pasión y le dedicas mucho tiempo, bien será algún deporte, tocar algún instrumento, o hacer el cubo de rubick (por poner algo original) yo si que lo incluiría. Estas cosas demuestran que puedes ser constante y cuando algo te ilusiona eres capaz de dedicarle tiempo y ser perseverante. Una buena empresa sabrá que si encuentra un puesto que te motive puedes ser un gran trabajador

Otro aspecto a tener en cuenta en un CV es intentar alejarse de los caminos sencillos y cómodos, y me explico. La mayoría de CV de alumnos que veo, recién acabado el grado o master, suelen tener un grado (como el de todos los CV con los que compiten), unas prácticas en empresa mínimas (como todos los CV con los que compiten), y algunos cursos. Y esos cursos suelen ser totalmente inconexos y realizados en tu misma universidad o ciudad. Es decir, han hecho lo que les han puesto por delante, pero no han sido proactivos y se han buscado la vida siguiendo una pasión o algo que realmente les motive. Muchos alumnos alegan que es difícil hacer otro tipo de cursos porque no pueden desplazarse o son caros, pero cuando les preguntas por algún curso que les hubiera gustado hacer se quedan callados. Es decir, ni lo han mirado. Y últimamente, a través de internet, y especialmente si sabes inglés, hay multitud de oportunidades de formarte en lo que quieras, y muchas de ellas gratuitas. Yo eliminaría de mi CV la realización de cursos de temáticas muy dispersas. Ya sé que en un CV, ya de por si muy vacío, queréis poner todo lo posible, pero hay cosas que van en vuestra contra. Y lo más importante no es que poner, sino ir haciendo vuestro curriculum real (vuestra mochila de experiencias) que pueda dar lugar a un CV atractivo.

Y como no me quiero alargar mucho, un último tema. Yo no descartaría incluir en un CV las asignaturas que más os han gustado, el título de los trabajos realizados en alguna de las asignaturas y el título del TFG o TFM, sobre todo si están relacionados con el puesto de trabajo, o dan ideas de los temas que más os apasionan. Volver a pensar como posibles reclutadores y no como alumnos sin experiencia. ¿Qué os gustaría encontrar en un CV de alguien al que queréis contratar?

Por último, no os desaniméis si ahora no podéis poner nada muy atractivo en el CV, pero intentar cambiar esta situación y pensar en cada paso como puede este influir en vuestro futuro profesional. Yo he conocido a muchos (infinidad) de estudiantes con CV muy pobres que han sido contratados. Pero generalmente los contratan con sueldos muy bajos, y en algunos casos pensando que podrán seguir pagándoles sueldos muy bajos en un futuro porque es gente conformista, que no va a buscar otro trabajo, o que no se quiere mover de una cierta ciudad. De esos casos también hablaremos en otras entradas.